Los mandalas tienen su origen en India y su nombre en sánscrito significa “círculo o rueda sagrada”. Aunque la forma básica en la que aparecen representados está relacionada con su significado.En las culturas hinduista y budista se les otorga total contenido espiritual.
Si bien son originarios de Oriente, los mandalas actualmente son conocidos y valorados en occidente. Cada vez son más las personas que los buscan porque su diseño atrae la atención. Otra característica importante es que personas de todas las edades, incluidos niños y adolescentes encuentran en los mandalas un elemento de pasatiempo o disfrute.

Tipos de mandalas

Significados de cada Mandala según su forma y tipo

Los especialistas consideran que los mandalas constituyen un centro energético y espiritual que otorga equilibrio y purificación. Además ayudan a transformar el entorno y la mente de quien medita centrándose en ellos.

mandalas

Muchas personas trabajan usando los mandalas de acuerdo a los significados que se les atribuyen. En este sentido a cada forma se le reconoce un significado.

  • Así, el círculo representa lejanía pero también seguridad, lo absoluto y el verdadero “yo”.
  • El cuadrado, equilibrio y estabilidad.
  • El triángulo se relaciona con el agua, la transformación y la vitalidad.
  • Los mandalas en espiral poseen energías curativas.
  • La cruz es el símbolo de decisiones y se relaciona con los puntos cardinales.
  • En tanto el corazón significa la unión, el amor, la felicidad
  • La estrella está relacionada con la libertad y espiritualidad.
  • El pentágono, representa los símbolos de la tierra, agua y fuego, así como la forma del cuerpo humano.
  • El hexágono implica equilibrio y unión de los contrarios.
  • La forma de la mariposa siempre corresponde a la transformación y la muerte, así como a la autorenovación del alma.
  • El laberinto se relaciona con confusión, auto reflexión y la búsqueda del eje interior de la persona.

como hacer mandalas

Dibujar mandalas genera momentos de descanso mental y de relajación. Aunque no se precisa un importante esfuerzo cerebral, esta terapia exige concentración, pues el enfocar la energía en el dibujo facilita la desconexión del entorno, permitiendo un descanso placentero.

Otro dato curioso e interesante es que las figuras representadas en los mandalas manifiestan la perfección y esto acerca a la divinidad espiritual.

Definitivamente los mandalas se han convertido en una propuesta valiosa para terapias y como símbolo de la espiritualidad que acerca a las personas a la divinidad.