Mandalas para pintar de Primavera

Los mándalas de primaveras son la propuesta más eficaz, por no decir más genial, para trabajar con los niños. Dado que están confeccionados con flores y requieren el uso de colores llamativos para colorearlos,  divierten  y atraen.

Pueden considerarse fáciles de realizar, ya sea dibujándolos, pintándolos o creándolos.

Una excelente idea es crear mándalas de primavera efímeros, en espacios abiertos, como patios, jardines o plazas, con elementos de la naturaleza.

Se precisa pensar un diseño de primavera y buscar, flores, hojas, ramas, cortezas, semillas y pétalos e iniciar la construcción del mándala.

Sólo es necesario recordar que son círculos y que requieren de figuras simples.

Crear estos mándalas de primaveras es una opción muy recomendada para lograr la sanación de problemáticas de salud pero también la mejora de la atención y especialmente la integración del ser interior con la naturaleza, ingresando a un alto grado de  introspección.

Mandalas para pintar de Primavera

Si se pretende preparar mándalas de primavera para que los niños coloreen como terapia, se pueden pensar diferentes formas y dibujos que identifiquen a esta estación del año para armarlos.  Mariposas, abejas, flores, arboles, pétalos,  son dibujos sencillos y atractivos.

Los tréboles suelen aparecer con asiduidad en los mándalas de primaveras ya que su estructura de diseño facilita el ingreso a la meditación y genera calma en la persona que lo utiliza.

La flor de loto, reconocida por su significado espiritual y que aparece en los mándalas flor de loto, es usada junto a otras formas para construir mándalas de primaveras.

Los especialistas en terapias de sanación con niños recomiendan ofrecerles mándalas de primavera por ser bellas y originales pero también simples; favoreciendo la concentración y el ingreso a la calma interior.

Una forma de estimular el uso de este elemento es decorar los espacios con los mándalas coloreados o dibujados por los niños.

Es fundamental reconocer que el significado de la primavera, está relacionado con la esperanza y el cambio. Pues es la estación del año que marca el reverdecer y el renacer. Así mismo el colorido atrayente de las flores que llegan en esta época transmite alegría y espíritu de renovación.

Por eso, los mandalas de primavera simbolizan  el resurgir y la alegría y constituyen una propuesta ideal para los tratamientos de sanación y meditación.

Ver:

Seguinos